July 11, 2007: Deja vù management

Con frecuencia he encontrado que es práctico, útil, y casi simpático, tomar fenómenos empresariales y asociarlos a nuevos conceptos, a ideas que simplifican la explicación de dichos fenómenos.

Uno de esos casos, es el “deja-vú management” (término que acuñé años atrás, a manera de sarcasmo, cuando en medio de un infructuosa reunión, maratónica reunión, fui obligado por el otrora gerente de ingeniería de aquella empresa, a que explicará qué no se había hecho seis años atrás, y cómo todo aquello resultó en la reaparición del “muerto”).

Quizás usted ya ha oído hablar del término “Deja vú“, que nos llegó de la India, y se refiere a esa impresionante e inusual sensación de estar viviendo una secuencia de hechos, otra vez.

Confieso que yo he experimentado esa sensación: estar en un salón y saber quien va a ingresar, como luce, qué va a pronunciar. Un hilo metálico recorre la espalda y usted solo exclama “yo ya viví esto antes”. No lo recuerdo, no preciso cómo, cuando, dónde, pero todo me hace sentir, le hace sentir, que esto se ha vivido en el pasado, que estamos repitiendo fielmente toda la secuencia. Impactante.

A las empresas les ocurre lo mismo.

Hágase esta pregunta: ¿ha estado usted en una sala de juntas, y de repente aquel problema que se supone extinto, es de nuevo tema? Es más, no solo el problema ha resucitado, sino que usted escucha las mismas explicaciones de la causa raiz (y es el mismo ingeniero, con la misma camisa que usted recuerda le parecía digna de un circo, el que responde); la temperatura del lugar, el aroma, las caras: todo es, maldita sea, igual que antes. “Yo ya viví esto”, usted atina a expresar en sus adentros.

Muchas compañías viven en un constante Deja-vú. No advierten que sus soluciones a problemáticas diversas, fueron remedios parciales, incompletos, no-sistemáticos.

Y quien toma decisiones que no aseguran el entierro perpetuo de los problemas, está condenado a vivir en un Deja Vú perenne, y crudamente impredescible en tiempo y forma.

Deja-Vú Managemente: el síntoma evidente de la carencia de un sistema de mejoramiento continuo maduro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s